Hotel Rural La Quinta Roja

La casa no fue afectada directamente por la erupción volcánica de 1706, fecha clave y punto de inflexión en la historia de la Villa de Garachico. En octubre de 1709,  las monjas Concepcionistas se refugian en la Casa del Marqués de La Quinta Roja, su protector. Acabado su nuevo convento se trasladan a él tras cuarenta años de alojamiento en un sector de la casa-palacio.

Rutas diurnas y nocturnas, en donde serenamente se fundirá usted con la belleza de los paisajes y en los secretos de nuestro cielo, con la forma de ser de nuestra gente, con nuestras costumbres y tradiciones, así como con las muchas y agradables sorpresas que le tienen reservadas. 

 

A esta casa solariega del siglo XVI con fachada de rojo almagre la ha invadido un minimalismo colonial del que es responsable Pepe Moriana, que con la ayuda de cuatro arquitectos tinerfeños, llevó a cabo la rehabilitación del lugar: permanecen las galerías de madera de tea, los artesonados labrados y el patio interior con balaustrada y fuente, donde le tientan a uno los relajantes butacones de fibra vegetal allí instalados. Por influencia del barroco insular, en el costado derecho se alza un mirador inspirado en los aljímeces mudéjares, con vistas sobre los tejados de Garachico y el mar.

 

Los espacios comunes lucen una esencialidad rústica muy peculiar, con detalles modernos como lámparas halógenas sobre tablones de madera, mobiliario de látex, lámparas de plástico rígido en los cuartos de baño...
Los fumadores habrán de limitarse a las salidas a la terraza, con vistas sobre la iglesia barroca de Santa Ana y el Ayuntamiento. Para ellos, y para todos, existe una sauna y una bañera de hidromasaje al aire libre, sin duda más saludables.

 

 

Información: 922 133 377

Web: Hotel Rural La Quinta Roja