Casa Atilio

Rodeada de huertas cultivadas se erige esta sencilla vivienda de campo que consta de una habitación doble, salón, cocina - comedor, vestíbulo, baño, amplias terrazas, jardín y barbacoa. El empleo generoso de la madera en las techumbres, objetos rústicos y la combinación de muebles originales engendran un ambiente especial.

atilio

En la cocina se han sabido preservar elementos típicos como el antiguo horno de piedra que se abulta hacia el exterior, las cajas de tea, cortinajes a cuadros... que proporcionan un aire rústico a la estancia.

atilio

Las alacenas han sido recuperadas en todos los habitáculos; el pie de hierro de una vieja máquina de cocer ha pasado a ser una coqueta mesita que viste el vestíbulo. Y un sinfín de complementos decorativos le dan sabor de autenticidad.